¿Cuánto cuesta cambiar de nombre a un ministerio?

Se van filtrando los primeros y últimos nombres del nuevo gobierno de España y como ya es tradición, tras el Real Decreto que nombre a los ministros, habrá uno que reestructure los distintos departamentos. Sólo hay un ministerio que ha permanecido inmutable desde el primer gobierno de Adolfo Suárez: defensa. Aunque algunos también añadan a esta corta lista el Ministerio del Interior, lo cierto es que modificó su nombre en 1994, cuando el entonces ministro del Interior dimitió y el ministro de Justicia asumió sus funciones. El nombre mutó. Fue Ministerio de Justicia e Interior. Así, a Educación se le añadió Ciencia en varios gobiernos, Obras Públicas se convirtió en Fomento o Asuntos Sociales o Igualdad aparecieron de un día para otro con un Real Decreto. Otros, intentan hacer política desde el propio nombre, léase el cambio de Ministerio de Trabajo a Ministerio de Empleo, por ejemplo.

Pero cambiar el nombre a un ministerio trae mucha más cola que aprobar el Real Decreto. Todos los frontales que hay en las fachadas de los edificios ministeriales tendrán que rezar con las nuevas denominaciones. Hasta las carteras negras que se traspasan los salientes y entrantes tendrán la nueva denominación. Bolígrafos, sobres y papeles timbrados también.

Cuando Rajoy entró en el Palacio de la Moncloa por primera vez, se calculó que el cambio de nombre de los ministerios costó 103.426€. Por supuesto, no todos los departamentos gastaron la misma cantidad de dinero en cambiar de nombre. El que utilizó más fue el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas con unos 40.000€, mientras que el que menos, con 5.000€ fue el de Cultura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*