Custodia compartida: como evitar perjudicar al menor

Cuando una pareja con hijos toma la decisión de separarse, estos hijos deben alternarse para visitar y convivir con los dos progenitores. En muchos casos se producen disputas familiares; puesto que abuelos, tíos y primos también reclaman pasar tiempo con esos menores. Lo cual no siempre resulta fácil. Por ello, lo mejor para todos es la custodia compartida.

Quizás con la custodia compartida, se puede conseguir que los menores se relacionen con todos los miembros de su familia, ya sea por parte materna o paterna. Pero si la custodia es tan solo de uno de los progenitores, resulta más complicado. En estos casos la mediación resultara de gran ayuda puesto que se separa la pareja, no los hijos del resto de familiares.

Si el menor tuviera la edad suficiente para poder hablar y razonar seria conveniente mantener una entrevista; para poder así detectar también las preferencias del menor. Ellos son también parte implicada, y rara vez se cuenta con su opinión. Aunque sí que es verdad que este aspecto está cambiando gracias a la figura del mediador familiar.

Pero existen otros casos. Circunstancias en las que no hay separación de pareja pero los abuelos no pueden ver a los nietos; porque sus padres no quieren. Ya existen sentencias pioneras al respecto. Donde una decisión judicial es la que ha resuelto que los abuelos tienen derecho a ver a sus nietos. Será un tribunal quién marque unos horarios y unas pautas, y seguramente la figura del mediador ayudara bastante en estos casos. Y es que hay que evitar a toda costa emplear a los niños como moneda de cambio o arma para dañar a otros que también les quieren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*