El aumento de las hipotecas a tipo fijo

Las hipotecas a tipo fijo representan ya casi el 40% de la nueva cartera de créditos hipotecarios, frente al 5% de hace tan sólo un par de años. Este tipo de hipotecas ya no son un producto bancario residual.

El incremento de las hipotecas a tipo fijo ha coincidido con el ciclo de recuperación del mercado de la vivienda, pero otros factores han contribuido también a este auge. La última estadística registral inmobiliaria señala que “sin duda 2016 fue el año del cambio en las modalidades de contratación de los nuevos créditos hipotecarios”. La contratación de tipo de interés variable representa el 78,24% frente al 21,76% del interés fijo, utilizando en mayor medida la referencia del Euribor.

La ofensiva comercial de la banca, que alcanzó niveles en torno al 2% TAE a mediados de 2016, ha sido una de las responsables de la notable predilección por las hipotecas fijas en el último año. Se presentaba por tanto como una fórmula mágica para que las entidades financieras lograran un mayor margen ante la persistente política de tipos cero del BCE.

El euríbor ha bajado en apenas año y medio del 0,042% a niveles negativos del -0,125%. Este descenso constante del euríbor ha alimentado la expectativa de una réplica en Europa, lo que no ha impedido la migración hacia los tipos fijos.

Esto ha supuesto el encarecimiento comercial de las hipotecas variables, introduciendo tipos fijos iniciales los primeros 12 o 24 meses o elevando de manera ligera los diferenciales.

Fuente: cincodias.elpais.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*