¿El despido colectivo por cierre del centro es un ERE?

El Pleno de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo (TS), en una sentencia del 13 de junio a la que ha tenido acceso elEconomista, determina que la extinción de los contratos de la totalidad de la plantilla de un centro de trabajo -que no de una empresa- como consecuencia del cese de su actividad no tendrá la consideración de despido colectivo.

En dicha sentencia se rechaza que este tipo de supuestos se puedan tramitar como un ERE y, por lo tanto, no se podrá establecer el centro de trabajo como unidad de referencia. Tras la sentencia del caso Rabal Cañas del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE), de 13 de mayo de 2015, se planteó la posibilidad de que se aplicara el criterio del centro de trabajo a los supuestos del despido de la totalidad de la plantilla por cese de actividad. En esa ocasión, la resolución obligaba a España a adoptar los umbrales del despido colectivo de la Directiva 98/59, referidos a los centros de trabajo, en lugar de los del artículo 51.1 del Estatuto de los Trabajadores (ET), que establecen como unidad de referencia la empresa, cuando así resulte más beneficioso para los trabajadores.

Se entiende “como despido colectivo la extinción de los contratos de trabajo que afecten a la totalidad de la plantilla de la empresa, siempre que el número de trabajadores afectados sea superior a cinco, cuando aquél se produzca como consecuencia de la cesación total de su actividad empresarial”, según el párrafo cuarto del artículo 51.1 del ET.

Fuente: eleconomista.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*