¿En qué se diferencian el paro y los subsidios?

En ocasiones erramos al hablar de las ayudas del paro. Estas ayudas engloban dos tipos de prestaciones muy diferentes, que son las prestaciones y los subsidios.

Cuando hablamos de prestación nos referimos a aquella persona beneficiaria que ha estado cotizando a la seguridad social y, que por el motivo que sea, se ha quedado en el paro (desempleado) y por haber estado cotizando el tiempo correspondiente tiene derecho a una cuantía económica.

Por otro lado, cuando nos referimos a los subsidios, estamos haciendo alusión a ayudas propiamente dichas. Estas son ayudas asistenciales que otorga el Estado a las personas que, bien no han podido cotizar lo suficiente, o bien porque agotaron la prestación por desempleo y siguen sin encontrar trabajo.

Para tener derecho a una prestación por desempleo, coloquialmente conocido como “derecho al paro”, el solicitante tiene que estar dado de baja en la seguridad social, es decir, sin trabajo. Siempre y cuando reúna una serie de requisitos como estar dado de alta en la Seguridad Social en régimen de desempleo, acreditar disponibilidad para buscar activamente empleo, etc.

Sin embargo, la ayuda económica (subsidio), se concede a los parados que no tienen derecho a la prestación por desempleo. Sirven para dar ayuda económica al parado que no tiene derecho a percibir la prestación por desempleo, para el pago de la Seguridad social de los mismos, para la asistencia sanitaria, protección a la familia y en su caso la jubilación.

Pero para poder cobrar el subsidio de desempleo es condición imprescindible que el montante total de las rentas del hogar no superen el 75% del salario mínimo interprofesional. Es decir, el salario que perciban los miembros de la familia no puede superar los 472 euros por cada familiar, más o menos.

Fuente: Pedirayudas.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*