La emancipación del menor

En algunas ocasiones, los hijos, menores de edad, quieren marcharse de casa. Esto, aparentemente, es un problema para los padres, que puede ser mucho más grave de lo que parece si incurre en algún acto con responsabilidad, como pintadas de grafitis, accidentes de moto o coche, peleas, etc.

Para que este acto sea menos doloroso para los padres y cuando la marcha es inevitable, por lo menos, y para curarse en salud y los padres deberían plantearse su emancipación legal.

La emancipación permite que el mayor de 16 y menor de 18 años pueda disponer de su persona y de sus bienes como si fuera mayor de edad.

Como excepción se dispone que, hasta que el emancipado no alcance la mayoría de edad, no podrá pedir préstamos, gravar o transmitir bienes inmuebles, establecimientos mercantiles o industriales ni bienes de extraordinario valor sin el consentimiento de sus padres, o en caso de que falten ambos, del tutor que le haya sido nombrado.

Dada la relevancia y los efectos de la emancipación, siempre resulta conveniente consultar con un profesional del sector antes de dar ningún paso legal relacionado con la misma y en función de cada caso concreto. Contacta con nosotros para cualquier consulta. Estaremos encantados de atenderte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*